Análisis de resultados: qué es, tipos y cómo hacerlo paso a paso

¿En qué consiste el análisis de resultados? En esta parte final de la investigación es donde plantearemos todos los datos, relaciones y conclusiones a las que se han llegado, es igual de importante y necesaria tanto para aclarar la información como para futuras investigaciones. En este artículo explicaremos en qué consiste, tipos de análisis de resultados y cómo hacerlo paso a paso.

¿Qué es el análisis de resultados?

El análisis de resultados constituye la última parte de una investigación, en la que se extraen conclusiones. En él se procesan los datos que han surgido en el estudio, se presentan ordenadamente y de manera comprensible, y se trata de llegar a conclusiones a través de esa información.

Pues bien, para conseguir esto hay que eliminar los datos que no son relevantes, y transformar el resto para hacer un análisis sistemático de los mismos. Dicha transformación ya constituye un primer análisis de la información del estudio.

En función de qué tipo de estudio se haga, el análisis de resultados puede ser cualitativo o cuantitativo.

Análisis de información cualitativo

Suele ocurrir, y con frecuencia, que si se hace un análisis lo suficientemente amplio, tenemos que enfrentarnos a una gran cantidad de datos cuyo tratamiento se puede complicar bastante, e incluso puede resultar difícil de manejar.

Por esta razón, a la hora de hacer el análisis es fundamental transformar los datos obtenidos en el análisis en información que se puedan extraer. Si se ha conseguido un número de datos muy grande, debe reducirse a unidades elementales con su propio significado, y que se puedan entender y analizar sin problemas.

Para conseguir esto hay que clasificar los datos en función de su naturaleza, dividiéndolos por tipos y presentándolos de forma que resuman la información conseguida. Después habrá que interpretar la información que esos datos ofrecen, sacar conclusiones y si fuera necesario, hacer propuestas específicas.

Dichas conclusiones se realizan desde la óptica del analista que hace el estudio, y tienen que tener en cuenta otros datos externos al estudio, como pueden ser los obtenidos en estudios anteriores que compararan resultados con los conseguidos por otros investigadores.

A la hora de realizar las conclusiones se debe intentar no repetir ni exponer nuevamente la información que ya se ha mostrado antes de forma sintetizada, sino analizar los datos desde la lógica.

Análisis de información cuantitativo

Del mismo modo que ocurre con el análisis cualitativo, también en este caso partimos de la idea de que empezamos el análisis con multitud de datos que no son fáciles de tratar. Pero aquí nos encontramos con numerosos datos económicos que no se pueden equiparar por completo.

Puede haber datos duplicados o sin importancia para el estudio, por lo que en primer lugar habrá que hacer una selección de los mismos. Después se eliminarán aquellos datos que se alejen demasiado de la mayor parte de los datos conseguidos, ya que para el análisis de la información, aquellos datos que no estén más o menos en el promedio de los conseguidos, no hacen más que dificultar el análisis y restarle credibilidad.

Habrá que elegir los métodos estadísticos que se adapten mejor al objeto y las necesidades del estudio, para lo que podemos quedarnos con dos clases distintas de herramientas estadísticas:

  • Estadística descriptiva, a través de la cual se presenta la información que aportan los datos de forma que se pueda comprender y extraer aquellos parámetros que de la misma se deduzcan.
  • Estadística inferencial, mediante la cual se llega a conclusiones partiendo de muestras relevantes. Precisamente debe su nombre a que nos permite inferir el significado y las consecuencias de los datos mostrados, en tanto que la estadística descriptiva tan solo los expone.

Aquella herramienta que se utilice aportará los datos con los que ya se podrá hacer el análisis. En ese estudio habrá que crear y exponer las conclusiones extraídas de la información, y hacer las comparaciones correspondientes con estudios anteriores u otros análisis realizados por otras personas.

Precisamente este es el principal paso del análisis, ya que no hay que limitarse a mostrar la información o los resultados del estudio estadístico, sino que hay que darle sentido para que nos permita saber por qué y cómo hay que tomar ciertas decisiones sobre la información que contiene el estudio.

¿Cómo hacer un análisis de resultados paso a paso?

1. Lo primero que hay que hacer es comenzar con las generalizaciones y relaciones que se guardan con informe. Los resultados se extraen del informe, razón por la cual es necesario mostrar en el análisis de resultados esas relaciones.

2. Después hay que indicar cuáles son los aspectos que no se han resuelto, y no intentar ocultarlos. Aquello que no ha salido bien debe quedar delimitado. Puede darse el caso de que en algún ensayo haya algún resultado que no termine de cuadrar con la investigación, y habrá que señalarlo y dejarlo abierto.

3. A continuación se indicarán las relaciones de los resultados con trabajos publicados antes, mostrando las conclusiones que se han extraído a través del ensayo.

4. El siguiente paso consiste en explicar las bases teóricas en las que se apoya la investigación, y sus aplicaciones prácticas en su caso. Es decir, se trata de decir de dónde proceden las conclusiones, y qué utilidad tienen.

5. Después se formularán claramente y con detalle las conclusiones.

6. Tras lo anterior, habrá que dar las recomendaciones que fueran necesarias para que sea más fácil entender el informe.

7. Finamente se resumirán las pruebas y las fuentes recogidas en el informe.

Deja un comentario