Apalancamiento financiero: qué es, ventajas, desventajas y ejemplos

El apalancamiento financiero es un instrumento que se utiliza para tratar de conseguir mayor rentabilidad en determinadas operaciones de inversión, pero también conlleva un riesgo. En este artículo te explicamos en qué consiste y te damos algunos ejemplos para entenderlo mejor.

Relacionado: Dónde invertir dinero

¿Qué es el apalancamiento financiero?

El apalancamiento financiero consiste en recurrir a algún mecanismo que permita aumentar la cantidad de dinero que se puede destinar a una inversión.

Se denomina así porque se utiliza a modo de palanca, posibilitando que dicha inversión sea más rentable.

¿Para qué sirve el apalancamiento en trading?

A través del apalancamiento financiero se puede invertir más dinero de aquel del que realmente se dispone.

De este modo se podría llegar a tener mayores beneficios que si tan solo se hubiera invertido el capital con el que se contaba previamente, aunque también pueden aumentar las pérdidas en la operación.

Ventajas y desventajas de apalancarse

La mayor ventaja del apalancamiento financiero es que si la operación sale bien, la rentabilidad aumenta. En ese caso, con la cantidad ganada se puede devolver el crédito y que aun así queden ganancias.

Pero el riesgo es evidente: si la inversión no funciona, se pueden tener muchos problemas a la hora de hacer frente al pago de la deuda, e incluso caer en una situación de insolvencia.

Apalancamiento en las ganancias

La rentabilidad cambia cuando se decide optar por el apalancamiento financiero.

Pongamos un ejemplo: solicitamos un crédito a nuestro banco por la mitad de lo que vale una vivienda, 150.000 euros con un 10% de interés. Pasado un tiempo el inmueble tiene un valor de 400.000 euros, y lo ponemos a la venta.

En primer lugar debemos de quitar a la cantidad obtenida al vender la casa el importe del crédito, intereses incluidos:

400.000 – 165.000 = 235.000 euros

Ahora restamos la parte de la casa que pagamos con nuestros propios ahorros, que fue la mitad de su precio:

235.000 – 150.000 = 85.000 euros

Nos quedan 85.000 euros, que es la rentabilidad que hemos conseguido con esta operación.

Apalancamiento en las pérdidas

Pongamos ahora que la vivienda se devalúa, por ejemplo a consecuencia de una catástrofe natural, y su valor queda en 200.000 euros.

Al restarle los 150.000 euros que invertimos en ella de nuestros propios ahorros, y los 165.000 euros del crédito con sus intereses, resulta que tenemos una pérdida de 115.000 euros.

Cómo calcular el apalancamiento financiero: ratio de garantía

A la hora de calcular el nivel de endeudamiento que conlleva una operación se usa la ratio de apalancamiento financiero, que consiste en dividir el capital total invertido entre el capital propio.

También se puede expresar la ratio de apalancamiento a través del porcentaje de los fondos propios aportados, en cuyo caso siempre será superior al 100% (porque el 100% de la inversión es nuestro capital propio).

Ejemplos de apalancamiento financiero

Para aclarar mejor lo que hemos visto hasta ahora, pongamos un ejemplo. Queremos hacer una inversión para la que contamos con un capital de 20.000 euros, y nos gustaría obtener una rentabilidad del 12%.

Al invertir nuestros 20.000 euros, conseguiríamos ganar 2.400 euros. Ahora bien, si queremos invertir 120.000 euros, nuestras ganancias serían de 14.400 euros. En ese caso tenemos que solicitar un crédito de 100.000 euros.

Otra opción es entrar en contacto con un intermediario y dejar nuestros 20.000 euros como garantía. A través del bróker abrimos una operación por un total de 100.000 euros, por lo que nuestro apalancamiento es del 500%.