Los 10 pasos para salir de la pobreza en cualquier parte del mundo

Es bastante común encontrarse en una situación financiera caótica y cuestionarse de forma frecuente cuál será la receta para tener éxito y salir de la pobreza de forma definitiva.

La verdad es, que a pesar de que el proceso pueda parecer complicado, y en ocasiones dificultarse por múltiples factores, es satisfactorio decir: Lo he logrado. Sobre todo, cuando bajo ninguna circunstancia te encontrabas en una situación favorable para salir de la pobreza.

En esta ocasión, desde nuestra experiencia profesional buscamos resolver aquella incógnita que tantos pesares ha generado en una gran parte de la población mundial. Por ello, si definitivamente has decidido comenzar a salir de la pobreza, lo primero que debes hacer es leer atentamente los siguientes pasos.

Relacionado: Ganar dinero haciendo encuestas

1. El primer cambio para salir de la pobreza empieza en tu forma de pensar

Existe una frase muy popular que dice: las personas no son pobres por como viven, lo son por como piensan. Y la verdad, es que otorgamos toda la razón al sabio que expresó aquella frase. Ya que, una persona cuando es pobre suele ser dominada por los deseos y la ansiedad de aparentar un estatus social elevado.

Este es el principal problema. Debido a que, se generan gastos que se pueden considerar totalmente innecesarios.

Por otra parte, es común considerar que una gran parte de la pobreza financiera que existe en el mundo se debe a los gobiernos, como también acreditar la pobreza familiar a los padres por no tener una gran herencia u otros motivos. Y la verdad, es que estos pensamientos negativos y quejas son un obstáculo para pensar con claridad en la solución para salir de la pobreza.

Por ello, es de suma importancia madurar mental y emocionalmente para comenzar a ver el potencial del mundo que nos rodea; es sin duda el primer paso que debes dar para salir de la pobreza, además de tomar acción en tu vida y comenzar a liderar tus finanzas.

“Si estás pasando por un mal momento, sigue adelante.” de Winston Churchill.

2. Gestiona tus finanzas y controla tu entorno

Si te encuentras en un estado financiero crítico y no sabes gestionar tus ingresos y controlar tu entorno, es posible que nunca puedas salir de la pobreza.

Por ello resulta muy importante determinar aspectos como: cuánto ganas, cuánto gastas, cuánto necesitas al mes para vivir, cuánto pagas en servicios, entre otros.

Una vez definido cada punto, deberás comenzar a realizar anotaciones diarias de cada gasto, de tal forma, de que al final de mes tengas una tabla con todos lo que has consumido durante esos 30 días.

Así podrás determinar cuánto dinero necesitas para ahorrar, qué gastos puedes disminuir, cuánto dinero puedes invertir, entre otros. Sin embargo, es casi seguro que si te encuentras en pobreza quizás tus gastos hayan superado tus ingresos, de ser así, deberías plantearte buscar un segundo empleo o sustituir el actual.

«Gasta siempre una moneda menos de lo que ganes.» de Cesare Cantú.

3. Disminuye los gastos

Ahora que tienes control sobre tu dinero, ingresos y egresos, es momento de hacer ajustes a tu tabla de gastos. En este sentido, hacemos referencia a que deberás hacer una rebaja en el consumo mensual.

Para hacerlo, debes cuestionarte cuáles son los gastos innecesarios donde se está desperdiciando tu dinero. Algunas preguntas que puedes hacerte son:

  • ¿Salir cada viernes o sábado aporta algo a mi vida?
  • ¿La tarifa tan elevada de mi Internet es necesaria?
  • ¿Necesito llevar las mejores marcas de ropa del mercado?
  • ¿Realmente necesito comprar este producto en oferta?
  • ¿Necesito cambiar de móvil si el mío sigue funcionando?

Una vez definas cuáles son tus prioridades en el hogar, deberás acabar con esos gastos innecesarios. De esta forma, comenzarás a reducir tu consumo mensual, y así comenzarás a ver los resultados; será un sacrificio que te costará mucho, ya que las personas de tus alrededores comenzarán a criticar.

«Compra solamente lo necesario; lo superfluo, aunque cueste solo un céntimo, es caro.» de Lucio Anneo Séneca.

4. Una nómina «fija» es tu mejor herramienta para empezar

Si tienes un trabajo que no te paga bien, pero es estable y te permite cubrir tus gastos básicos, lo mejor será que lo mantengas; por los momentos. Ya que, esta será la herramienta que te ayudará a salir de la pobreza una vez que hayas comenzado a tomarte en serio tus finanzas.

También, sugerimos que si dispones de algún conocimiento u oficio que puedas hacer como autónomo, debes aplicarlo sin dudar. Ya que, así podrás conseguir un ingreso extra o adicional a tu empleo.

Si dispones de solo un PC intenta encontrar alguna oferta de trabajo a medio tiempo que puedas realizar cuando estés libre. Claro está que será difícil, pero salir de la pobreza no es algo que podrás hacer en cuestión de días; habrá momentos en los que no dormirás bien, dolores de cabeza y malestares; pero como mencionamos antes, la recompensa será satisfactoria.

«El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro.» de Benjamin Franklin.

5. Comienza a trabajar para mejorar tus ingresos

Esfuérzate, no te rindas y mantén siempre tu objetivo en la mente, para que no flaquees a la mínima dificultad que encuentres; esto será lo que te permita mejorar tus ingresos, además de ser constante y aplicar cada uno de los puntos ya antes explicados.

Es necesario madrugar y colocarte metas mensuales, de tal forma, que cada mes veas más beneficios y puedas salir de la pobreza. Por ejemplo, si esté mes has facturado un total de 2.000 euros, plantea como objetivo que el siguiente mes sean 2.500, pero es importante que sean objetivos reales y alcanzables.

«Estoy convencido que la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que han fracasado es la perseverancia.” de Steve Jobs.

6. Independízate y lanza tus proyectos

¿Sigues trabajando para la misma empresa, qué esperas para independizarte e iniciar tu propio negocio? La verdad, es un riesgo que no muchos suelen tomar, ya que, emprender te quitará muchos beneficios que un empleo te garantiza; por este motivo a los emprendedores y soñadores les llaman “locos”.

Si aprendiste durante años en tu empresa o tienes conocimientos sobre un tema en específico es momento de que comiences a desarrollarlos. Esto no solo te traerá tranquilidad financiera, sino que además ahora serás tu propio jefe y gestor de tu economía. Ignora los comentarios negativos que realicen a tu alrededor.

Como dijo Robert Kiyosaki en su libro de “El negocio del siglo XXI”, es importante no estancarse en este cuadrante; es un error que cometen muchos.

«Las personas más ricas del mundo buscan y construyen redes, todos los demás buscan trabajos.» de Robert Kiyosaki.

7. Haz que tu negocio trabaje para ti

Ahora que tienes un negocio propio, es importante que comiences a buscar empleados que trabajen para ti. Sin embargo, tendrás un problema, y es el que afronta toda empresa en la actualidad; se trata de lo difícil que es encontrar personal cualificado que pueda cumplir seriamente con su labor en tu negocio.

Deberás establecer exigencias para aquellos que estén en tu negocio; además de fijarte en cada detalle de los aspirantes al empleo. En resumen, debes contratar personas comprometidas con tu pyme.

Al cumplir con lo anterior mencionado, ya estarás más cerca de salir de la pobreza. Ya que, ahora tendrás automatizado todo en tu negocio y no tendrás que trabajar en él directamente; ahora tú serás el jefe.

Es momento de gestionar todo con inteligencia, vigilar a los empleados y comenzar a fomentar el compromiso con la empresa.

“Sino encuentras una forma de hacer dinero mientras duermes estarás condenado a trabajar hasta el resto de tus días.” de Warren Buffet.

8. Gestiona los beneficios

Ya tienes una empresa automatizada y has logrado encontrar personal responsable para trabajar. Lo más importante ahora es ahorrar un porcentaje de las ganancias de la empresa que posees; el resto de las ganancias deberás reinvertirlo en la misma.

El promedio de ahorro sugerido es del 30% de las ganancias, el 70% es para reinvertir en el negocio. De esta forma, conseguirás expandir tu negocio hasta convertirlo en una empresa digna mientras que acumulas riqueza y logras salir de la pobreza. Pero, ¿Y qué harás con estos ahorros? ¿Gastarlo en el último deportivo del año? ¡NO! Se acerca la parte más importante, y debes prestar atención.

«Demasiadas personas gastan el dinero que ganaron para comprar cosas que no quieren, para impresionar a gente que no les gusta.» de Will Rogers.

9. Invierte un porcentaje de tus ahorros

Hoy en día con tantas plataformas online para invertir, es posible que no requieras de una cantidad elevada de dinero para comenzar a gastar tus ahorros de forma inteligente. Sin embargo, debes dividir tus ahorros en un grupo de 3 antes de iniciar.

  • Capital para invertir.
  • Fondos de emergencia.
  • Ahorros.

De esta forma, podrás mantener un equilibrio en tu vida, ya que, el fondo de emergencia te servirá para cubrir cualquier imprevisto que pueda presentarse en tu vida; algún problema de salud, legal o con tu empresa.

Los ahorros serán la riqueza que estarás acumulando a lo largo de los años, y el capital de inversión será el que utilizarás para adquirir algún bien pasivo que pueda generarte beneficios a largo plazo, como lo pueden ser:

  • Acciones.
  • Bienes raíces.
  • Criptomonedas
  • Entre otros.

«Si quieres ser rico, no aprendas solamente cómo se gana, sino también cómo se invierte.» de Benjamin Franklin.

10. Diversifica tus inversiones

Ya eres todo un inversor, ahora es momento de aprender sobre el mercado bursátil, FOREX, los commodities, el Real Estate o incluso las criptomonedas. Si ya tienes acciones que están generando beneficios, lamento informar que todavía queda mucho que hacer si quieres ser un inversor exitoso y con libertad financiera.

Este último paso consiste en diversificar tus inversiones; hacemos referencia, a que debes adquirir un grupo de acciones y no quedarte con los beneficios que te generan las acciones que has comprado al iniciar.

Ya que, un verdadero inversor tiene un portafolio diversificado y amplio. De tal forma, que si una de las acciones cae, las demás puedan seguir generando beneficios y compensen la pérdida de aquella caída que se produjo en el activo.

También puedes evitarte todas estas complejidades adquiriendo exposición a un ETF que represente a un índice; como el Nasdaq, el Nikkei, el S&P 500, entre otros.

“Las inversiones exitosas consisten en saber gestionar el riesgo, no en evitarlo.” de Benjamin Graham.