El hombre más rico de Babilonia por George S. Clason: resumen por capítulos y las leyes del oro

Prácticamente todo el mundo sabe que para sacar provecho del dinero es necesario seguir una serie de reglas, pero no todos saben de cuáles se trata. Por ello hoy vamos a hablar de “El hombre más rico de Babilonia“, un libro que nos explica cómo relacionarnos con el dinero para que dé sus mejores frutos.

Relacionado: ¿Dónde puedo invertir mi dinero?

Resumen rápido: El hombre más rico de Babilonia

“El hombre más rico de Babilonia” es un libro de George Samuel Clason (ver en Amazon) que habla de cómo establecer una buena relación con el dinero, explicando la importancia de tenerlo, pero haciendo reflexionar también acerca de que no todo en la vida es el dinero.

Lo interesante de este libro es que contiene lecciones, secretos y leyes del oro, que en muchas ocasiones podemos estar practicando pero sin saber realmente con qué fin.

Es decir, ayuda a comprender qué se debe hacer con el dinero, qué cosas nos pueden faltar y cómo mejorar en este sentido, para así mejorar nuestra relación con el dinero y de ese modo aprovechar más el que se tiene, y conseguir más.

Las siete formas de controlar el dinero para conseguir riqueza

Según se explica en El hombre más rico de Babilonia, las siete maneras de controlar el dinero para hacerse rico son las siguientes:

  1. Comenzar a llenar la bolsa. Si se ganan diez monedas solo se deben gastar nueve, porque la otra moneda debe ser ahorrada.
  2. Controlar los gastos. Para ello es necesario diferenciar los gastos necesarios (es decir, los que obligatoriamente debemos tener) de los que no son más que simples deseos.
  3. Hacer que el oro dé frutos. Significa invertir el oro en negocios a los que se les pueda sacar rendimiento.
  4. Proteger el tesoro de cualquier pérdida. Se trata de comprobar que el oro que se invierte en los negocios sea devuelto, consultando con personas que son expertas en el tema y revisando la reputación de los deudores.
  5. Tener casa propia.
  6. Asegurarse unos ingresos en el futuro.
  7. Aumentar las habilidades para comprar bienes.

Las cinco leyes del oro

Las cinco leyes del oro son cinco reglas para el buen uso del dinero que se explican en el capítulo quinto de “El hombre más rico de Babilonia”, y son las siguientes:

  1. El oro llega de forma fácil a quien ahorra el 10% de lo que gana.
  2. El oro resulta rentable para quien lo tiene y lo utiliza en algo de provecho.
  3. El oro se queda con su dueño si este sabe cómo invertirlo.
  4. El oro se va cuando no se conoce el negocio en el que se invierte.
  5. El oro se escapa si se siguen los consejos de personas que no son adecuadas.

Resumen por capítulos: El hombre más rico de Babilonia

Vamos a resumir qué se cuenta en cada uno de los capítulos de “El hombre más rico de Babilonia”:

Capítulo 1. El hombre que deseaba oro

El libro empieza con la conversación de dos hombres, Bansir y Kobi, que estaban en Babilonia hablando de cómo podían hacerse ricos, y de lo mal que les hacía ser pobres. A pesar de que trabajan duro día a día, no ganaban dinero para hacerse ricos.

Entonces se acordaron de Arkad, un amigo del colegio que son sus mismos medios, había logrado convertirse en el hombre más rico de Babilonia. Deciden ir a buscarlo para que les explique cómo lo consiguió.

Capítulo 2. El hombre más rico de Babilonia

Arkad les explica que él en principio era un trabajador más, trabajando para un prestamista en su caso. Su jefe en una ocasión le dio dos días para que terminara el trabajo pendiente, y Arkad no lo logró. El prestamista le dijo que cuando terminara el trabajo, le contaría su secreto.

El prestamista, de nombre Algamish, le contó que debía trabajar para él además de para alguien más, que nunca debía renegar de lo que tenía, que debía conservar parte de lo que ganaba a diario, y no beneficiarse de lo que no era suyo (porque entonces cortaría de raíz el árbol de su riqueza).

Capítulo 3. Los siete medios para llenar una bolsa vacía

Babilonia era una ciudad donde no existía la riqueza a nivel general sino particular. Preocupado por la situación, el Rey Sargón hace llamar a Arkad para que enseñara a sus ciudadanos a conseguir riqueza. Arkad se reúne con algunos de ellos y les enseña los siete medios para llenar una bolsa vacía (de los cuáles hablamos arriba).

Capítulo 4. La diosa de la fortuna

En Babilonia la gente quería saber más sobre cómo hacerse ricos, y en concreto cómo atraer la suerte. Arkad les explica que la diosa de la fortuna sonría solo a quienes trabajan duro, ahorran disciplinadamente el 10% de lo que ganan, e invierten con sensatez.

Les cuenta una historia de un comerciante que vende rebaños, explicándoles que la suerte nos puede sonreír si aprovechamos las ocasiones que se nos presentan.

Capítulo 5. Las cinco leyes del oro

Arkad cuenta su historia con un viejo amigo, Kalab, quien le hace elegir entre un saco de oro o una tablilla de arcilla que contiene las cinco leyes del oro (mencionadas arriba). Arkad escogió el saco, como sus estudiantes, pero estos no pensaron que para qué querían un saco de oro si no sabían cómo utilizar el dinero. La tablilla da la sabiduría para hacerlo.

Después cuenta que le dio a su hijo un saco de oro y la tablilla con las cinco leyes, y aun así su hijo malgastó el dinero. Una vez que estaba en la ruina, se acordó de las cinco leyes del oro.

Capítulo 6. El prestamista de oro de Babilonia

Cuenta la historia de un fabricante de lanzas llamado Rodan, que se había ganado cincuenta monedas por su trabajo. No sabía qué hacer con ellas, así que habló con Maton, prestamista y comerciante, para pedirle consejo.

Maton le responde con una historia entre un asno y un buey, cuya moraleja era que para ayudar a un amigo, hay que hacerlo de manera que sus responsabilidades no recaigan luego sobre ti.

Tras oír varias historias que le cuenta Maton, Rodan llega a la conclusión de que es mejor prevenir que curar, invirtiendo el dinero en algún negocio seguro y no malgastándolo en ayudar a personas que no garantizan que sea devuelto.

Capítulo 7. Las murallas de Babilonia

Narra cómo Babilonia se protegió en la guerra con sus murallas. De este modo se explica la importancia de protegerse no solo de la guerra, sino de las inversiones, los negocios, etc.

Capítulo 8. El tratante de camellos de Babilonia

Este capítulo cuenta la historia de un ciudadano de Babilonia llamado Dabasir, que se endeudo mucho para que su mujer tuviese lo mejor.

Después se dio cuenta de que cada vez tenía menos oportunidades, por lo que habló con todas las personas a las que les debía dinero, asegurándole que les pagaría en cuotas, y se lo fue devolviendo todo. En este caso, la enseñanza es “Cuando se está determinado, se encuentran los medios“.

Capítulo 9. Las tablillas de barro de babilonia

En este capítulo se muestran las principales tablillas de barro, cada una de las cuales contiene una lección:

  • Se debe apartar la décima parte de lo que se deba.
  • Hay que hacer una lista de las personas a las que se les debe dinero, y de cuánto.
  • Hay que hablar con cada una de esas personas, y pagarles aunque sea a cuotas.
  • Además de guardar la décima parte de las ganancias, se deben gastar siete y dedicar las dos restantes a pagar las deudas.
  • Es necesario invertir el dinero adecuadamente, para que dé frutos.

Capítulo 10. El babilonio más favorecido por la suerte

El último capítulo cuenta la historia de un hombre que siempre criticaba a los esclavos, diciendo que el trabajo era solo para ellos. Después descubrió que su abuelo fue esclavo durante mucho tiempo, pero que se esforzó y logró la fortuna que tenía actualmente.

 

Entonces, ¿has aprendido todas las lecciones? ¿Vas a aplicar todas las reglas que nos enseña “El hombre más rico de Babilonia” para administrar correctamente el dinero? En ese caso probablemente tus finanzas a partir de ahora sean mucho más productivas.